EL PODER DE LAS PALABRAS

EL PODER DE LAS PALABRAS ES REALMENTE INCREIBLE.  ASÍ LO DEMUESTRA ESTE VIDEO RECOMENDADO

ADEMÁS ARTÍCULO

 

TU SEGUNDA OPORTUNIDAD

Esta es la historia de un hombre que siempre vestía de colores oscuros, un buen día y por la calle sin esperarlo se encontró una chaqueta de color verde. Dudó sin ponérsela pues sólo le gustaba el color negro para las chaquetas… aún así decidió probar. Cuando se la puso no pudo reprimir sus ganas y fue a casa a mirarse al espejo. Algo coqueto pensó: no está mal…

Miró sus pantalones, eran marrón oscuro…lástima. Salió a la calle pero ya no encontraba nada. Llevaba dinero en el bolsillo, y aunque era austero al pasar por una tienda no pudo evitar ver en un escaparate unos pantalones azules. Y pensó…me hace juego, así que ni corto ni perezoso se compró los pantalones. Empezó en la tienda a mirarse de nuevo al espejo y empezó a sonreír, hacía años que no se reía… pobre hombre.

A ver si ahora pareceré un arcoíris pensó… la dependienta le dijo… bueno si usted es feliz vista como quiera. Y aunque quería hacer ver que no la escuchó, nada más salir de la tienda se acordó que tenía un amigo que le gustaban muchos los sombreros. Se acercó a su casa y le preguntó si tenia sombreros rojos. Efectivamente su amigo tenia y además se lo regaló uno rojo.

Ya a juego con tres colores le faltaba un paraguas porque empezó a llover…y recordó que tenía uno guardado de su mujer… que hace años murió… nunca lo quiso volver a usar, pero aquel día en homenaje a su querida esposa lo usó. De golpe empezó a llover muy fuerte y fue calle abajo. Caían rayos y truenos y la tormenta empezó a nacer entre aquellas calles pedregosas. Todo estaba muy oscuro… menos él.

Ahora lo que era gris y triste era el paisaje, sin embargo el se había convertido en lo mejor del paisaje. Después de años por fin había sonreído, descubrió un nuevo camino y había vuelto a homenajear el amor de aquella querida esposa. Había vuelto a ver la vida de otra forma y lo que era gris y oscuro lo convirtió en color. Aprendió a ver… los colores de una nueva vida. El espejo aquella tarde le dijo: Es tu segunda oportunidad. Felicidades.

No perdiste a nadie, el que murió, simplemente se nos adelantó, porque para allá vamos todos. Además lo mejor de él, el amor, sigue en tu corazón.

Facundo Cabral

David Alvarez.

Terapeuta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s